Cómo curar la conjuntivitis y sus remedios caseros

La conjuntivitis es una de las enfermedades del ojo más frecuentes y comunes que existen debido a las causas que la propician y su facilidad de propagación.

También es fácil de tratar y es posible hallar una gran cantidad de alternativas para lograrlo; motivo por el cual elaboramos esta entrada con la información más completa acerca del tema.

¿Qué es la conjuntivitis?

que es la conjuntivitisSe le denomina “conjuntivitis” a una inflamación producida en la conjuntiva, una membrana fina y transparente  encargada de cubrir el interior de los párpados y la parte blanca del globo ocular.

La enfermedad puede darse en uno o ambos ojos y en general, no suele afectar la vista de los afectados. La misma puede afectar tanto a adultos, como a niños y a recién nacidos

 

Existen cuatro tipos de conjuntivitis: la viral, bacteriana, alérgica y química.

  • La vírica es aquella que se produce por presencia de un virus, pudiendo ser de distintos tipos (entre los más comunes se encuentran las infecciones respiratorias). Es la más contagiosa y suele durar entre una y dos semanas.
  • La bacteriana por su parte, es la que tiene lugar debido a una bacteria, como por ejemplo el estreptococo. Aunque también es de carácter contagioso, no suele ser tan frecuente y duradera como la viral.
  • La alérgica, a diferencia de las anteriores, no se propaga ni contagia entre las personas. Su causa principal son los agentes alérgenos que afectan al individuo en cuestión, como puede ser los ácaros, el polvo o el polen.
  • La química tampoco se transmite, ya que se produce por la irritación o infección de la conjuntiva derivada de sustancia de origen químico. Una de las cusas más comunes es el uso inadecuado de lentes de contacto, gases tóxicos y el cloro utilizado en las piscinas.

Síntomas de la conjuntivitis

Los síntomas de la conjuntivitis son realmente notorios, por lo que es muy sencillo saber que se trata de esta enfermedad. A pesar de que éstos varían según su clase, existen algunos más frecuentes y comunes que otros, como pueden ser:

  • Ojos rojos o diferentes tipos de rojo los cuales suelen arder y causar sensación de picor.
  • Las secreciones de los ojos se incrementan al igual que la producción de lagañas y lágrimas. Dichas secreciones pueden ser de color amarillo, verde o blanco.
  • Los párpados pueden hincharse en algunos casos y también sentir la existencia de un cuerpo extraño (similar a la arena) en el globo ocular.
  • Sensibilidad a la luz solar o ambiental.

sintomas conjuntivitis

El principal problema de los síntomas frecuentes es la dificultad de conocer el tipo de enfermedad existente. No obstante, se suele comparar la contextura de la secreción para saber de qué clase se trata:

  • La de origen viral suele ser aguada y la bacteriana espesa, incluyendo la presencia de pus en la mayoría de casos.
  • La química y alérgica tienen síntomas más leves, donde en algunos casos siquiera afecta la producción de secreciones. Esta última también se caracteriza por solo producir comezón y picor.

Por otro lado, la duración de los síntomas suele estar entre siete y quince días; siendo la viral y la bacteriana las que duran mayor tiempo.

¿Cómo se contagia la conjuntivitis?

Según cada conjuntivitis contagiosa, es posible hallar diferentes métodos de contagio. No obstante, ambas comparten también algunas vías de propagación.

La conjuntivitis vírica se transmite al igual que cualquier virus, siendo en este caso el mismo que provoca el resfriado común. Debido a esto, principalmente se contagia en lugares cerrados donde las personas compartan con el individuo afectado, como puede ser en una escuela u oficina. Es fácilmente de propagar a través de estornudos y tos, y suele ser contagiosa durante todo el período en el que se presenten los síntomas.

contagio conjuntivitis

La bacteriana también se propaga con facilidad en el contacto con una persona infectada; siendo común a través del contacto directo de las secreciones del infectado o incorrecta limpieza de dicha persona (que puede portar la bacteria en sus manos, por ejemplo). También es posible contagiarse por una mala higiene con respecto al uso de lentes de contacto.

Este problema de salud ocular en algunos casos proviene de los virus y bacterias de infecciones como las del oído, senos nasales y garganta. Incluyendo también bacterias que causan enfermedades de transmisión sexual, como por ejemplo, la gonorrea.

Cabe destacar que los infantes son más propensos a contagiarse de esta enfermedad ocular debido a la gran interacción con otros niños y su poca o nula higiene.

¿Cómo curar la conjuntivitis?

Generalmente esta afección suele curarse con el pasar de los días sin requerir de algún tratamiento; a excepción a de la conjuntivitis bacteriana, la cual suele ser tratada con tratamientos de antibióticos en diferentes presentaciones.

También es posible optar por utilizar algún método que pueda mejorar la condición de la infección o inflamación del ojo; como puede ser el uso de gotas o remedios caseros de los que hablaremos más adelante.

Es importante resaltar que aunque la mayoría suelen ser leves, en algunos casos se requiere de asistencia médica. A través de ella un profesional podrá evaluar los síntomas e indicar el tratamiento necesario.

Se recomienda asistir a una consulta con un profesional en caso de tener un dolor fuerte, enrojecimiento de gran intensidad, visión borrosa o síntomas que no mejoren con el pasar de los días. Es obligatorio acudir a un médico en caso de que un recién nacido presente alguno los síntomas de esta enfermedad.

Tratamiento para la conjuntivitis

tratamiento conjuntivitisPara aquellos afectados o personas que busquen información al respecto, hemos reunido algunos de los tratamientos de conjuntivitis más efectivos según cada caso. No obstante, lo más recomendable es no automedicarse y visitar un profesional.

La viral y la química suelen desaparecer con el pasar de los días sin necesidad de tratamientos médicos. A pesar de ello, es posible hallar cuidados especiales recetados por el profesional (como el uso de colirios como olopatadina y cromoglicato disódico) y remedios caseros para paliar los síntomas.

En la alérgica, por su parte, la mayoría de profesionales recomiendan combatirla con antialérgicos y antihistamínicos; ya que sus síntomas son similares a los de la rinitis. Al igual que es necesario que el afectado evite la exposición a los alérgenos que provocan la enfermedad.

Esta puede ser tratada con corticosteroides como el Dxametasona o Prednisolona. No obstante, deben ser evitadas en caso de que la infección haya sido producto del herpes.

La bacteriana requiere de un tratamiento con gotas o pomadas que contengan antibióticos para poder atacar las bacterias que causan la infección e inflamación de la conjuntiva.

Para esta, el colirio conjuntivitis es una de las principales y más conocidas soluciones, al igual que las pomadas antibióticas. Entre los antibióticos más populares encontramos el Clorafenicol, Ácido fusídico y Criprofloxacina clorhidrato.

Hay que destacar que los medicamentos pueden causar algunos efectos secundarios, como comezón, ardor o visión borrosa.

Independientemente del tipo, un tratamiento efectivo es el lavado del interior de ojo con suero fisiológico y la aplicación de compresas frías para reducir la inflamación; mientras que en algunos casos, también es posible tomar un antiinflamatorio.

  • Se recomienda evitar el uso de lentes de contacto cuando se está en tratamiento.
  • Mantener una muy buena higiene para evitar contagiar a otras personas o el otro ojo (en caso de que se encuentre saludable).
  • Al salir a la calle, es preferible utilizar lentes oscuros para evitar la exposición a los rayos solares y agentes externos.
  • Mantener el ojo u ojos afectados limpios y secos.
  • Evitar a toda cosa la aplicación de maquillaje.

Remedios caseros contra la conjuntivitis

En caso de presentar una conjuntivitis leve y no infecciosa o bacteriana, es posible hacer uso de remedios caseros sin necesidad de acudir al médico; por lo que es mucho más sencillo hacerle frente a este problema ocular tan común desde la comodidad del hogar.

A pesar de que algunos de estos remedios también ayudan a combatir bacterias y virus, es posible aplicar en cualquier caso. Sin embargo, cada quién será responsable de su utilización.

Manzanilla

La manzanilla es ampliamente utilizada por sus propiedades medicinales; permitiendo reducir la inflamación y secreción, y limpiar la zona.

Para preparar el remedio se debe hervir 250 ml de agua, añadir una cucharada de hojas de manzanilla y dejarla reposar. Luego se debe aplicar en el ojo infectado con ayuda de una gasa.

Se recomienda repetir el tratamiento tres veces al día.

Pepino

El pepino por su parte, ayuda a reducir la comezón y mejora el estado de los ojos irritados.  Es antioxidante, funciona como calmante y beneficia la circulación sanguínea.

Su preparación es tan sencilla como aplicar rodajas de pepino en los ojos durante quince minutos, unas tres veces diarias.

Zanahoria

La zahoria, al igual que la manzanilla, cuenta con propiedades antiinflamatorias; haciéndola una alternativa ideal para combatir la inflamación y dolor de ojos.

Para utilizarla como remedio casero de la conjuntivitis, hay que lograr sacar su jugo (rallándola o picándola) y aplicarlo con ayuda de una gasa o algodón. Se debe dejar durante unos diez minutos y antes de hacerlo se recomienda haber limpiado los ojos.

Vinagre de manzana

Este tipo de vinagre tiene propiedades antivirales, antibióticas y de lubricación. Para su uso solo se debe diluir en la misma cantidad de agua y aplicar sobre el párpado con ayuda de una gasa.

Patata

Al igual que el pepino, la patata ayuda a desinflamar y disminuir la irritación. Además, su aplicación también es similar, ya que solo se debe cortar la patata en rodajas, enfriar y aplicar en los ojos unos quince minutos.

Agua fría o salada

El agua fría sirve para reducir la hinchazón y lubricar el ojo; mientras que la salada ayuda a desinfectar y humectar.

  • Tomar agua fría con una gasa y aplicar en el ojo cerrado durante pocos minutos. Se debe cambiar cuando deje de estar fría.
  • En un contenedor, diluir sal en agua tibia, sumergir el rostro y abrir los ojos. Secar y repetir nuevamente pasadas las 12 horas.

Miel

La miel posee propiedades antisépticas y antiinflamatorias, por lo que también es una gran alternativa para tratar la conjuntivitis.

Para aplicarla se debe mezclar en partes iguales con agua y lavar los ojos con la mezcla. Se puede realizar este procedimiento de dos a tres veces diarias.

Vitamina C

La vitamina C tiene propiedades que permiten disminuir la hinchazón e inflación producida por esta enfermedad. Por ello, se recomienda tomar 1.000 miligramos al día para ayudar a combatir dichos síntomas.

Quercetina

Según las terapias holísticas, pueden ser más efectivas que las gotas oftálmicas. Se debe comenzar con 1.000 miligramos e ir subiendo la dosis progresivamente (máximo 5.000 mg al día).

Infusión de caléndula

La caléndula es similar a la manzanilla, tanto en su modo de uso como en sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas; siendo una muy buena opción que permitirá evitar la propagación de bacterias en los ojos.

Para prepararla infusión se debe añadir 10 gramos de caléndula en 250 ml de agua previamente hervida. Dejar reposar durante quince minutos, remojar algodones y colocarlos en los ojos durante diez minutos.

Prevención contra la conjuntivitis

Debido a la facilidad de propagación y otros causantes de esta enfermedad, es necesario conocer métodos que permitan prevenirla efectivamente; así como también explicar estas pautas a los niños para reducir sus probabilidades de contagio.

  • No compartir objetos que sirvan para la higiene personal de cada persona, como puede ser las toallas y pañuelos.
  • Evitar tocar los ojos con las manos sucias o contaminadas.
  • Nunca compartir con ninguna persona los lentes de contacto.
  • Para aquellas personas propensas a alergias en algunas estaciones específicas, se recomienda acudir al médico para hallar y utilizar un método de prevención adecuado antes de la época. De igual forma, se debe prevenir el contacto con alérgenos como el polvo o el polen.
  • Mantener una higiene personal incrementando la frecuencia de lavado de manos y cara, sobretodo en lugares públicos o en la calle en general; al igual que después de comer, ir al baño, toser o estornudar.
  • Limpiar frecuentemente el hogar con los productos de limpieza adecuados para cada uno de ello; así se evitará la formación de bacterias en las superficies que solemos tocar.
  • En caso de utilizar lentillas, es indispensable hacer un correcto uso según las indicaciones dadas por el profesional con respecto a su cuidado. Desinfectar bien antes de utilizarlas nuevamente o reemplazar en caso de ser lentillas desechables. También se debe evitar su utilización en piscinas, jacuzzis y cualquier masa de agua.
  • Utilizar lentes de protección al hacer natación, para así evitar que el ojo pueda estar en contacto con bacterias o productos químicos como el cloro.
  • Lavarse las manos inmediatamente si se ha estado en contacto con una persona afectada. También limpiar aquellos elementos como sábanas o fundas de almohadas.
  • No compartir el maquillaje con otras personas. Tampoco utilizarlo en caso de tener alguna afección en el ojo; ya que este podría propiciar la aparición de la conjuntivitis debido a la existencia de bacterias. Es posible que sea necesario deshacerse del maquillaje de ojos si la infección tuvo lugar después de su uso.

prevención conjuntivitis

Conjuntivitis bacteriana ¿Qué es?

Este tipo de ojos rojos es un tanto más complicada de lo que parece, razón por la que decidimos hablar detalladamente de ella en este aparatado. Como comentamos anteriormente, es aquella producida mediante una bacteria y que aunque en menor medida que la viral, también es contagiosa.

Las principales bacterias que la producen son: staphylococcus aureus, moraxella catarhalis, haemophilus influenzae y streptococcus pneumoniae.

Además, es posible clasificarla en dos tipos: la hiperaguda y la crónica.

  • La hiperaguda es muy grave y puede llegar a generar una perforación en la córnea o pérdida de visión si no se trata correctamente. Hay presencia de pus, dolor e inflamación.
  • La crónica tiene una duración más amplia, pudiendo llegar a permanecer hasta cuatro semanas. Suele venir acompañada de inflamación del párpado y formación de escamas.

Conjuntivitis en bebes

Los recién nacidos o bebés también pueden presentar este problema de salud ocular. A continuación detallaremos algunos aspectos importantes a considerar.

  • Esta tiene lugar debido a varias causas, como puede ser una irritación, infección, alergia, ETC, virus o la obstrucción del conducto lagrimal.
  • Aunque en la mayoría de casos esta afección es fácil de controlar, se recomienda acudir a un pediatra para evitar la aparición de meningitis.
  • En muchos países, la gran mayoría de clínicas y hospitales aplican tratamientos en los ojos de los recién nacidos; así evitar la aparición de esta enfermedad.
  • La conjuntivitis neonatal también puede ser consecuencia de una enfermedad de transmisión sexual como la clamidia; por lo que las mujeres embarazadas con sospechas de tener una ETS deben consultar con un médico inmediatamente.
  • Al igual que en los adultos, en los bebés se presentan los mismos síntomas (secreciones oculares, lagañas, ojos rojos, comezón, sensibilidad a la luz, entre otros).

En cualquier caso, si el bebé presenta signos de ojos rojos  lo ideal es acudir a la asistencia médica lo mas pronto posible para evaluar su caso.

conjuntivitis bebes

¿Cómo tratar la conjuntivitis en bebes y niños?

Los tratamientos para los bebés y niños suelen ser bastante similares a los descritos anteriormente; de igual forma, se recomienda hacer lo siguiente:

  • La conjuntivitis viral se cura sola, por lo que solo se recomienda mantener la limpieza de los párpados y globos oculares. Visitar al profesional del área de salud si no mejora en dos semanas.
  • La bacteriana debe tratarse con los antibióticos que recete el médico. Se debe limpiar los ojos antes de aplicar las gotas o pomadas con dichas propiedades. Aunque estos pueden presentar dificultad al momento de administrar las gotas o pomadas, hay que intentar hacerlo con mucho cuidado.
  • Para tratar la alérgica hay que alejar al bebé de la sustancia o elemento que se la produce.
  • En caso de que la causa sea una obstrucción en el lagrimal, esto mejorará con el tiempo. No obstante, en caso de que el problema no mejore entre seis y doce meses después, es preferible acudir al médico hacer una limpieza del conducto.

Además, también se recomienda considerar estos aspectos mientras se realiza el tratamiento:

  • Los tratamientos con antibióticos deben cumplirse como lo indicó el pediatra, ya que en caso contrario podría volver a aparecer la infección. De igual forma, se deben mantener limpios los ojos del bebé con ayuda de una compresa de agua tibia.
  • Evitar sacar al bebé a la calle, llevarlo al colegio, a la guardería o cualquier lugar donde pueda empeorar o contagiar a otras personas.
  • Evitar que el bebé tenga contacto con otras personas (incluyendo a los padres) a través de besos y abrazos.
  • Cambiar la ropa de cama del bebé y lavarla diariamente para reducir las vías de contagio.

DMCA.com Protection Status