Conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica es una enfermedad altamente irritante que puede afectar a niños y a adultos, se trata de una inflamación que se produce en la conjuntiva, una membrana mucosa que suele ser fina y transparente que cubre la superficie de los ojos, haciendo visible los vasos sanguíneos dándole un color rojizo a los mismos.

Es una reacción que se origina por agentes alérgenos que se encuentran en el ambiente como el polen, el polvo, ácaros, el moho o los pelos de animales, entre otros. Está relacionada con diversas alergias estacionales, por lo que se hace común en algunos meses del año y en ocasiones se puede presentar acompañada de otras alergias como rinitis, urticaria, dermatitis atópica, asma o alergias alimentarias, entre otras.

conjuntivitis alérgica

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento de la conjuntivitis alérgica es el mantenimiento higiénico es el fundamento principal para evitar el contacto o la exposición a los fuertes alérgenos que pueden causar esta afección, especialmente en bebés o en perros. Es indispensable evitar rascarse, ya que produce picor inmediatamente y prolonga la duración de los síntomas.

El médico oftalmólogo está capacitado para indicar el tratamiento necesario para combatir esta enfermedad. Es recomendable que el colirio se aplique frío, ya que proporciona más alivio. Dentro del tratamiento, generalmente se indica:

  • La aplicación de lágrimas artificiales, al menos 4 o 5 veces al día después de haber lavado los ojos.
  • Utilizar colirios antihistamínicos con la frecuencia que indique el médico y de manera individualizada.
  • En algunas ocasiones si se presentan síntomas de alergia, se puede incrementar un antihistamínico que se consuma por vía oral.
  • Lavar la superficie ocular frecuentemente con suero fisiológico que se puede mantener en la nevera para que ayude a darle un mejor alivio a los síntomas.
  • Colocar compresas frías sobre los párpados para disminuir la inflamación.

Tratamiento preventivo o etiológico

La medida de prevención principal, es identificar cuál es el agente alérgeno responsable que produce la conjuntivitis alérgica para poder combatirla. Es importante tratar de no tener contacto con el polen, el polvo y el moho.

Algunas medidas de prevención recomendables para ponerlas en práctica son:

  • Mantener las ventanas cerradas durante las noches y utilizar el aire acondicionado con filtro.
  • Al viajar en coche, hacerlo con las ventanillas cerradas y revisar o cambiar cada cierto tiempo los filtros del aire acondicionado.
  • No se recomienda realizar lavados oculares con infusiones de manzanilla, ya que puede poseer polen y puede afectar en caso de ser alérgico al mismo.
  • Evitar tender la ropa en la parte externa de la casa, el polen puede concentrarse en ella.
  • Utilizar lentillas de sol al salir a la calle.

Tratamiento sintomático

Debido a que a veces no se realizan los tratamientos preventivos, se tienen que utilizar medicamentos que disminuyen la histamina y regulan la actividad de los mastocitos. Algunas medidas para aliviar los síntomas son:

  • El uso de gotas lubricantes o lágrimas artificiales.
  • Aplicación de compresas frías para disminuir la inflamación.
  • Consumir antihistamínicos orales, aunque en algunas ocasiones producen sequedad ocular.
  • En situaciones de mayor gravedad, se deberán aplicar suaves esteroides oftalmológicos.

Gotas para la conjuntivitis alérgica

Existen diferentes tipos de gotas para los ojos que se encuentran a disposición para tratar esta enfermedad, dándole alivio a los ojos llorosos con picazón, además de disminuir la posible aparición de los síntomas.

Algunas de estas gotas contienen medicamentos combinados que incluyen descongestivos, antiinflamatorios no esteroides, estabilizadores de los mastocitos y antihistamínicos. Solo el médico tratante puede indicar cuál sería la más conveniente para aliviar los síntomas de esta afección ocular y en caso de que empeoren, tendrá que recetar gotas más fuertes combinado con medicamentos orales.

Es importante tener en cuenta que, al utilizar gotas para esta infección, se debe tener cuidado de que el extremo de la botella no tenga contacto directo con los ojos, ya que, podrían causar que se contamine la botella y se propague la infección.

Conjuntivitis alérgica contagiosa

Algunos tipos de conjuntivitis como la ocasionada por virus o bacterias son totalmente contagiosos en lo que aparecen los síntomas, incluso después de las 24 horas de haber aplicado tratamientos con antibióticos.

Pero la conjuntivitis alérgica, a pesar del ardor, la picazón en los ojos, el lagrimeo y aun cuando los dos ojos se encentren afectados, no es contagiosa, por lo tanto, no es necesario permanecer lejos de las demás personas al contraerla.

Síntomas de la conjuntivitis alérgica

Esta enfermedad se puede presentar de manera estacional en relación a las diversas temporadas del año, especialmente cuando aumentan los alérgenos que la producen o de forma crónica durante todo el año. La mayoría de las veces, se pueden enfermar los dos ojos y entre los síntomas que presenta esta afección se encuentran:

  • Enrojecimiento leve o severo.
  • Ojos llorosos constantemente.
  • Inflamación leve en los párpados de los ojos, sobre todo en las mañanas.
  • El síntoma característico y más común es la intensidad de picor.
  • Visión borrosa temporal.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Constante secreción viscosa.

Duración de la conjuntivitis alérgica

Por lo general, este tipo de enfermedad es de corta duración. Los síntomas pueden durar un poco más de tiempo por causa de la inflamación y dependiendo de si el tratamiento se está aplicando de manera adecuada.

La duración de la conjuntivitis alérgica puede durar según el tipo de alergia y el nivel de exposición que se tenga ante el agente que lo haya causado. Normalmente, la inflamación de los ojos comienza a disminuir luego de consumir antialérgicos y medicamentos apropiados, además de mantener la higiene correcta y del uso de lentillas para proteger la vista.

Tratamiento natural

Para este tipo de afección, existe una gran variedad de remedios caseros que son ideales para tratar, disminuir y ayudar a curar este molesto padecimiento. Las compresas con zanahoria o de té de manzanilla contienen excelentes propiedades que alivian el dolor, la picazón y el enrojecimiento de los ojos.

Los tratamientos naturales se pueden aplicar también con compresas mojadas de agua fría para atenuar la inflamación, sin embargo, estos tratamientos no son suficientes para sustituir los medicamentos que haya indicado el oftalmólogo.

DMCA.com Protection Status