Conjuntivitis vírica, todo lo que debes saber

La conjuntivitis vírica es una de las tantas afecciones causadas por un virus, organismo infecciono y microscópico que tiene la capacidad de multiplicarse dentro de otro organismo. Su tratamiento habitualmente es sintomático y se enfoca en prevenir complicaciones y optimizar la calidad de vida del paciente.

Sus síntomas son fáciles de apreciar, además de la inflamación y enrojecimiento, suele presentarse lagrimeo, picor, molestia y sensación de cuerpo extraño.

tratamiento conjuntivitis virica

¿Qué es la conjuntivitis vírica?

Es una enfermedad contagiosa y bastante frecuente que afecta el ojo, no representa gravedad, sin embargo, es importante su tratamiento. Muchas personas suelen recurrir a remedios caseros para su curación, no obstante, se debe saber que en muy pocos casos son efectivos y en algunas oportunidades pueden agravar la enfermedad.

Generalmente las conjuntivitis víricas son causadas por adenovirus, y puede provocar severas inflamaciones en párpados, córnea y membrana, además la persona afectada puede presentar dolor, sensibilidad a la luz, enrojecimiento ocular, picor, lagrimeo, quemazón y sensación de molestia.

También puede ser causada por el herpes, provocando una queratoconjuntivitis herpética.

¿Cómo saber si padeces una conjuntivitis vírica?

Comúnmente los pacientes que contraen conjuntivitis vírica tienen el ojo rojo y con molestias como escozor y ardor, lagrimeo profuso y una fuerte sensibilidad a la luz.

Con frecuencia presentan secreción como legañas, suelen amanecer con el ojo serrado y con dificultad para abrirlo por la presencia de secreción seca. Luego de unos días con los primeros síntomas pueden hincharse los párpados.

¿Cómo se lleva a cabo el diagnostico de una conjuntivitis vírica?

En general el diagnóstico de esta enfermedad es clínico, el especialista está en capacidad de identificar los síntomas y señales en la consulta.

Actualmente existe un test de diagnóstico, que permite identificar adenovirus, el cual es el principal agente causante de la conjuntivitis vírica. Sin embargo, su uso no es muy común en l práctica médica habitual.

Contagio de la conjuntivitis vírica

Esta enfermedad se caracteriza por su facilidad de contagio, la misma se propaga por el contacto, en ocasiones basta pasar la mano por los ojos luego de tocar algún objeto que haya tocado la persona afectada con conjuntivitis.

Por tal razón la buena higiene es fundamental, tanto para el afectado como para quienes le rodean. Se recomienda practicar las siguientes medidas para prevenir el contagio:

  • Lavarse bien las manos antes de tocar los ojos.
  • Controlar la exposición al sol.
  • Utilizar gafas protectoras.
  • No compartir artículos como toallas y productos cosméticos.
  • Evitar frotarse los ojos.
  • Ante los síntomas acudir a un especialista.

Síntomas de la conjuntivitis vírica

La conjuntivitis causada por virus puede ser de tres tipos y según el caso, se presentan los diferentes síntomas entre estos:

Conjutivitis adenovírica:

Es una conjuntivitis de tipo queratoconjuntivitis, es muy contagiosa, especialmente en las dos primeras semanas, puede presentar poca sintomatología sin embargo el paciente presenta fiebre, enrojecimiento del ojo, lagrimeo, picazón.

Quertoconjuntivitis epidémica:

Conjuntivitis folicular, empieza afectando un ojo y al plazo de dos días compromete el otro ojo, sus síntomas son secreción serosa, lagrimeo, inflamación conjuntival e hinchazón en parpados. En ocasiones se presentan lesiones submucosas que pueden durar meses. En casos severos puede presentarse adenopatía preauricular dolorosa y producirse pseudomembranas.

Queratoconjuntivitis epidémica:

Afecta a personas jóvenes, aparece acompañada de fiebre y faringitis, la afectación en la córnea se connota con ardor, enrojecimiento y lagrimeo.

Duración de la conjuntivitis vírica

Estas molestias pueden afectar a bebés, niños de edad media y adultos por igual. El nivel de afección va a depender del estado general de salud del paciente, de la higiene que siga luego del contagio y los cuidados a los que se someta.

Los síntomas pueden empezar al tercer o cuarto día y prolongarse hasta por 15 días, excepto en casos severos o donde ocurren complicaciones que se pueden prolongar hasta por dos meses.

¿Cuál es su tratamiento y duración?

La conjuntivitis vírica es una enfermedad no agresiva, en la mayor parte de los casos los síntomas suelen desaparecer por sí solos.

En casos más fuertes donde los síntomas persisten, es importante que el paciente acuda de inmediato a su oftalmólogo, de esta manera podrá pautar un tratamiento adecuado a seguir para alcanzar una mejoría en corto plazo antes de que se produzcan secuelas.

Medicamentos que suelen ser recetados

Habitualmente el especialista receta una solución salina con la que el paciente debe realizar lavados cada cierto tiempo, igualmente lágrimas artificiales para aminorar los síntomas. No obstante, el especialista debe definir el tipo de lágrimas a usar, pues algunas pueden no ser las adecuadas para el tipo de conjuntivitis que se padece.

En cuanto a algún medicamento específico a usar en estos casos, los colirios o gotas de limpieza ocular o antibióticos son los más recetados, especialmente durante la primera fase de la conjuntivitis, su objetivo principal de limpiar el ojo o los ojos afectados e impedir la difusión del virus u otra complicación.

En estos tipos de conjuntivitis es significativo no tapar el ojo afectado, además de mantener una muy buena limpieza cada 8 o 12 horas.

En otros casos, como por ejemplo una conjuntivitis causada por herpes, cuyo caso es uno de los más graves entre todas las conjuntivitis víricas, el tratamiento puede variar, incluyendo la aplicación de gotas de diversos tipos, sin embrago primero debe ser evaluado y diagnosticado por un especialista.

Medidas generales de prevención

Como medidas generales de higiene ante estas enfermedades se debe evitar tocarse y frotarse los ojos, compartir toallas u otros objetos que tengan contacto con la zona y lavarse frecuentemente las manos para evitar complicación o contagio.

En todo caso, cualquier tratamiento debe ser pautado por el oftalmólogo o especialista dependiendo del tipo de afección y grado de complicación de la misma. Es sumamente importante nunca automedicarse.

Complicaciones que pueden aparecer

El pronóstico de la conjuntivitis viral mayormente es bueno, prácticamente la totalidad de los pacientes experimentan la mejoría y sanación al cabo de un mes, luego del inicio de los síntomas.

No obstante, pueden aparecer complicaciones oculares, como por ejemplo infiltrados corneales o reacciones alérgicas, derivadas de infección o del tratamiento o gotas utilizadas.

En este sentido es muy importante conseguir el diagnóstico y tratamiento adecuado y realizado por un especialista oftalmólogo.

DMCA.com Protection Status